Una interpretación de mi mundo visual

lunes, 22 de noviembre de 2010

La almazuela.


Yo nunca cosí antes. Mi familia tampoco viene de una tradición de costura. Vamos, que siempre nos hemos asustado al ver una aguja y un dedal.

Hace unos años pedí a los Reyes Magos una máquina de coser..¿por qué? pues porque aunque nunca supe hacerlo me llamaba mucho la atención. La he utilizado en contadas ocasiones: baberos con goma para el cole, bajos de pantalones, arreglar cortinas... vamos lo básico, básico.

De pequeña me fascinaban las mantas hechas de almazuela, para quien le guste la palabra inglesa también el denominado "pachwork". A mí me gusta decir "al-ma-zue-la", característico de la Rioja. Para quién no sepa que es os diré que consiste en elaborar mantas, colchas, manteles, etc... con trozos de retales procedentes de prendas gastadillas. Vamos, lo que se dice reciclar.

En EE.UU. realizan los pachwork como parte del ajuar de la novia. Son las mujeres de la familia las que generación tras generación cuentan la vida de su propia familia, agregando trozos de telas y realizando con ellas dibujos.

En España hemos sido más prácticos. Las almazuelas se utilizaban sobre todo como cobertores para las masas de pan y pastelería, servían para guardar su temperatura. Era una forma barata y económica de realizarlos. La práctica ha pasado a ser una artesanía maravillosa.

Este fin de semana he comenzado lo que siempre me hacía tanta ilusión. He comenzado mi colcha de siesta de almazuela. Me fui al pueblo y encontré miles de retales, procedentes de cortinas de mis hijos cuando eran bebés, delantales y vestidos de mi suegra, telas más antiguas que provenían de sábanas, vestidos hechos por la abuela y bisabuela de mi marido...

Sé que no tengo ni  idea de coser, que si alguien que se dedique a la costura lo ve seguro que piensa ¡pero madre mía, esta muchacha que vaya a que le den clases de costura!... pero sinceramente me hace muchísima ilusión hacerla: es una cosa más para tachar de mi larga lista de cosas que me gustaría hacer en esta vida antes de diñarla.

Sí, tengo esa lista, escondida, pero la tengo. Me gusta hacer realidad los sueños que tenía de pequeña. Como nunca fui ambiciosa (no sé si es bueno o malo), mi lista es realizable 99%. 

Os dejo con mi proyecto de almazuela, prometo terminarlo...(eso sí que es uno de mis grandes defectos):



lunes, 15 de noviembre de 2010

¿Sabes quién es tu amigo invisible?

Las navidades ya no empieza cuando el Corte Inglés lo decide:  empiezan cuando se realiza el juego del "Amigo Invisible", llamado en otras zonas geográficas Secret Santa.

Me parece una forma divertida de regalar, a la vez que te sirve de distracción hasta el día de dar el presente haciendo conjeturas de quién regala a quién.

Una vez, en el trabajo después de intentar sacar a cada uno a quién tenía que regalar, les hice escribir una especie de porra. Jaja, algunos picaron y lo escribieron. Al hacerlo siempre faltaba un dato en su lista,  una persona por poner (el que realmente le había tocado).

Pero ya se acabaron los papelitos. Estamos en la era moderna. En casa lo hacemos con un programa genial donde además puedes excluir a quien no quieres regalar (por ejemplo tu pareja, si lo haces con toda la familia). También puedes escribir lo que quieres que te regalen e incluso subir una foto. Yo este año subí la foto del Alfa Romeo Mito, con todas las especificaciones, jeje, pero me da a mí que no me lo van a regalar.


Si queréis hacerlo de esta forma pinchar en Amigo invisible.

Hace tiempo lo escribí en un anterior post, pero era primavera... además tengo que decir, a quien no lo sabe todavía, que el maravilloso programa lo ha hecho mi querido hermano que es un genio para estas cosas. Por la red existen muchos pero ninguno "familiar". Os reiréis un montón jugando, os lo aseguro.

Espero que os guste y que disfrutéis de él.