Una interpretación de mi mundo visual

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Momento notas.

Es la primera vez. Comenzó este curso primaria lo que antes era la EGB y me ha traído sus primeras notas. 

Llegó el momento en el que me enfrento a la lectura de las mismas mientras mi hijo estudia cada movimiento, cada gesto de mi cara. No he podido evitar sonreír, porque me recordaba a mi misma mirando la cara de mi padre ansiosa a que me dijera algo. 

Bajo las notas y le miro seria... " no están mal" le digo (cómo me gusta chinchar), él se queda inmóvil , no está convencido de mis palabras, espera algo más... y yo me callo para picarle más..."no están mal", le repito. 
Mi marido me mira sorprendido y me dice "¿pero tú que quieres? no seas tan exigente....".  Me vengo a bajo, no puedo seguir la farsa...vuelvo a mirar al pequeño me río y le doy un abrazo muy grande.

Las notas han sido muy buenas y es que es un niño especial, trabajador y responsable como dice su profesora, aunque algo despistado. 

Mis notas eran como una montaña rusa, tan pronto estaba en el sobresaliente como de repente bajaba tanto que me estrellaba. Nunca fui constante ¿por qué no llevaría este gen?. Mi hermano toooodooo lo contrario, todos los días estudiaba y estudiaba y sacaba sobres y sobres. Dios! qué esfuerzo!. Mira que lo intentaba pero era incapaz de quedarme todos los días delante del libro, y menos del de matemáticas. 

Todavía  me acuerdo de los dichosos problemas de los trenes, que si uno salía de Madrid y el otro de Barcelona a tal velocidad en que punto se encontraría ¿para qué querían saber eso? no tenía sentido saber la hora y el kilómetro en el que se chocarían. Mi hermano se ponía nervioso al explicármelo e intentaba que lo comprendiera sin que me estudiara las fórmulas... "¡eso no está en mi libro!" le decía. Horas y horas muertas, y mi madre disgustada por los gritos que pegábamos... "a esta niña no se le da bien los números, no hay manera".

Ahora me tocará explicárselo a mis hijos, y aunque lo entienda por fin, sigo sin verle la gracia.... tendré que disimular...

lunes, 22 de noviembre de 2010

La almazuela.


Yo nunca cosí antes. Mi familia tampoco viene de una tradición de costura. Vamos, que siempre nos hemos asustado al ver una aguja y un dedal.

Hace unos años pedí a los Reyes Magos una máquina de coser..¿por qué? pues porque aunque nunca supe hacerlo me llamaba mucho la atención. La he utilizado en contadas ocasiones: baberos con goma para el cole, bajos de pantalones, arreglar cortinas... vamos lo básico, básico.

De pequeña me fascinaban las mantas hechas de almazuela, para quien le guste la palabra inglesa también el denominado "pachwork". A mí me gusta decir "al-ma-zue-la", característico de la Rioja. Para quién no sepa que es os diré que consiste en elaborar mantas, colchas, manteles, etc... con trozos de retales procedentes de prendas gastadillas. Vamos, lo que se dice reciclar.

En EE.UU. realizan los pachwork como parte del ajuar de la novia. Son las mujeres de la familia las que generación tras generación cuentan la vida de su propia familia, agregando trozos de telas y realizando con ellas dibujos.

En España hemos sido más prácticos. Las almazuelas se utilizaban sobre todo como cobertores para las masas de pan y pastelería, servían para guardar su temperatura. Era una forma barata y económica de realizarlos. La práctica ha pasado a ser una artesanía maravillosa.

Este fin de semana he comenzado lo que siempre me hacía tanta ilusión. He comenzado mi colcha de siesta de almazuela. Me fui al pueblo y encontré miles de retales, procedentes de cortinas de mis hijos cuando eran bebés, delantales y vestidos de mi suegra, telas más antiguas que provenían de sábanas, vestidos hechos por la abuela y bisabuela de mi marido...

Sé que no tengo ni  idea de coser, que si alguien que se dedique a la costura lo ve seguro que piensa ¡pero madre mía, esta muchacha que vaya a que le den clases de costura!... pero sinceramente me hace muchísima ilusión hacerla: es una cosa más para tachar de mi larga lista de cosas que me gustaría hacer en esta vida antes de diñarla.

Sí, tengo esa lista, escondida, pero la tengo. Me gusta hacer realidad los sueños que tenía de pequeña. Como nunca fui ambiciosa (no sé si es bueno o malo), mi lista es realizable 99%. 

Os dejo con mi proyecto de almazuela, prometo terminarlo...(eso sí que es uno de mis grandes defectos):



lunes, 15 de noviembre de 2010

¿Sabes quién es tu amigo invisible?

Las navidades ya no empieza cuando el Corte Inglés lo decide:  empiezan cuando se realiza el juego del "Amigo Invisible", llamado en otras zonas geográficas Secret Santa.

Me parece una forma divertida de regalar, a la vez que te sirve de distracción hasta el día de dar el presente haciendo conjeturas de quién regala a quién.

Una vez, en el trabajo después de intentar sacar a cada uno a quién tenía que regalar, les hice escribir una especie de porra. Jaja, algunos picaron y lo escribieron. Al hacerlo siempre faltaba un dato en su lista,  una persona por poner (el que realmente le había tocado).

Pero ya se acabaron los papelitos. Estamos en la era moderna. En casa lo hacemos con un programa genial donde además puedes excluir a quien no quieres regalar (por ejemplo tu pareja, si lo haces con toda la familia). También puedes escribir lo que quieres que te regalen e incluso subir una foto. Yo este año subí la foto del Alfa Romeo Mito, con todas las especificaciones, jeje, pero me da a mí que no me lo van a regalar.


Si queréis hacerlo de esta forma pinchar en Amigo invisible.

Hace tiempo lo escribí en un anterior post, pero era primavera... además tengo que decir, a quien no lo sabe todavía, que el maravilloso programa lo ha hecho mi querido hermano que es un genio para estas cosas. Por la red existen muchos pero ninguno "familiar". Os reiréis un montón jugando, os lo aseguro.

Espero que os guste y que disfrutéis de él.

miércoles, 27 de octubre de 2010

¡Le ha tocado un perrito piloto!

El otro día escuche a Elsa Punset en un programa de televisión que la gente que tiene suerte es porque la busca. Esta mujer me encanta.

Eduardo podría dejar sonar y sonar el teléfono si ve que el número que le llama es desconocido. Yo siempre le digo ¡cógelo!, ¿no ves que puede ser que te van a ofrecer algo bueno y estás perdiendo esa oportunidad?

La verdad es que cada vez que me asalta un teléfono raro en mi móvil ya estoy pensando en que la fortuna llama a mi puerta. Podría pensar todo lo contrario, que ha pasado algo malo, pero no, soy muy positiva. 

Esta mañana me han llamado desde un teléfono desconocido. Por supuesto que lo he cogido, me pica la curiosidad, no lo puedo evitar. No pienso que sea alguien que me quiera molestar, o una insufrible encuesta o directamente de la compañía de teléfono para ofrecerme una suculenta oferta. 

Bueno, a lo que iba. Al cogerlo me dicen que si soy yo, a lo que respondo, " sí, así es".  "Señora, le llamamos de Carrefour...". ¡Bingo!, sólo oír decir eso, pienso "no recuerdo haber participado en algún sorteo pero seguro que me ha tocado algo"...  Efectivamente, "Señora, ha sido usted ganadora del concurso de los libros de texto de la vuelta al cole y ha sido premiada con una fabulosa bicicleta". Al escucharlo me he puesto a reír, y no por la bicicleta, sino porque había acertado.

 "Ah, genial!", "Dígame señora, ¿quiere una bicicleta de niño o de adulto?"... "ahh, uhmm, pues de adulto" (tampoco lo tenía ensayado y es lo primero que he pensado). "Muy bien señora, y ahora dígame, ¿para hombre o para mujer?"...En ese momento me he quedado en blanco... he repasado mentalmente las bicicletas de mi familia ... y luego he sonreído. "Pues me va a poner una de adulto y para mujer, total me ha tocado a mí!!!!"

No es la primera vez que me toca algún concurso o sorteo. Bueno, sin ir más lejos en un anterior post os comenté que me tocó las entradas para la Premier de Sexo en Nueva York respondiendo a una preguntita, y el año pasado, gané un concurso de slogan para la DGT. 

Cuando la gente me dice que suerte tienes, le digo ¡ah! ¿pero tú también habías participado?...

sábado, 16 de octubre de 2010

De cómo el mundo parece acabarse o un día de compras por el Ikea.


El otro día fui de compras con Eduardo. Teníamos ganas de ver algunas cosas en Ikea.

Como sólo íbamos a fisgonear un poco entramos sin coger bolsa. Estuvimos haciendo el largo recorrido pensado para que compres algo. Y sí, lo consiguieron. En medio del laberinto encontramos unas copas chulísimas para el vino. El día se tornó en ese mismo momento, y aquí empezó mi agonía:

El establecimiento estaba lleno y yo me encontraba cargada ya de copas, cubiertos y un sin fin de cosas para la cocina. ¿Por qué no cogeríamos antes una bolsa de esas azules que dan en la entrada?. Qué ingenuos fuimos, pensábamos que eramos demasiado fuertes ante el consumismo puro y sin control.

Llegó un momento en el que ya no podía con el peso. De repente a lo lejos, atisbe una bolsa azul en el suelo. Seguramente tendría dueño. Me acerqué sigilosamente a ella, con disimulo y ...bingo ¡estaba vacía!. Era mi oportunidad. "Cariño, mira qué trapos de cocina tan monos" le dije a Edu disimuladamente... Lo tenía todo controlado, todo el mundo estaba ensimismado con cacharros de todos los colores de cocina que luego no te sirven para nada y ocupan mucho espacio... aproveché la ocasión...corrí hacia la presa y ¡zas! me la llevé.

El nerviosismo pudo conmigo, la adrenalina a doscientos, pero me sentí satisfecha, como una profesional. ¡Edu, corre, mete todo en la bolsa, como si fuera nuestra! Empecé a moverme deprisa y tropecé. Cuando miré hacia arriba, una montonera de bolsas vacías se apilaban en una cesta gigante con un cartel enorme encima que indicaba "Facilitamos sus compras". Eduardo me miró y comenzó a reírse. "Cariño, no hacía falta robar la bolsa a nadie"...
Bajamos a la planta del almacén. Sabíamos que había una oferta de sillones Pöang super rebajados, pero no estaba en nuestro pensamiento comprarlos. Justo al entrar estaba el cartel de la oferta y un palé vacío debajo. ¡Vaya cariño, se han agotado!. Mi ansia por el consumismo comenzó a bajar hasta que Edu me susurró "Mira en esa esquina, parece un bulto de un Pöang".  Me acerqué y efectivamente ahí estaba, el último de los últimos. "Sí!! cariño, lo tenemos!!!!" grité.

Mi euforia comenzó a enrojecer mi cara, me sentí la persona más afortunada del Ikea. Yo tenía el último sillón, sí. De todos los presentes yo iba a ser  la dueña del sillón más preciado. Lo subí corriendo en un carrito apropiado para la ocasión. Voy a comprar una cosa que yo no quiero pero que quiere todo el mundo!

¡Vaya suerte, Edu!. Iba muy emocionada y contenta por el recinto. Me alejé del escenario como una triunfadora. Después de realizar otras compras que no estaban apuntadas en la orden del día nos acercamos a la caja a pagar.  Todo iba bien hasta que Edu me dijo "Cariño, mira hacia tu izquierda"...
Volví mi cabeza lentamente mientras me temía lo peor... y ahí estaba... una montonera de sillones Pöang se agolpaban en una estantería, mientras que la gente reposadamente estudiaban el producto y la oferta...

"Lo dejamos", le dije a Edu, "si no nos hace falta". " Ah, no. A mí gusta, así tendrás tu propio sillón y no te podrás quejar".

Tengo mi sillón en casa, super cómodo, precioso, pero como dice un amigo mío... mi sillón tan sólo es un número más, un código de barras...

Ya se me pasó el ciclo mensual del consumismo. Ahora estoy en el ahorrador, espero aprovechar este.

domingo, 3 de octubre de 2010

Can you speak english?


Después de un mes de vacaciones, de empezar el trabajo y el comienzo del colegio he vuelto a funcionar.

Este mes en Suiza me ha hecho reflexionar de muchas cosas:

a) Suiza es como Asturias pero en gigante.
b) No tengo ni papa de inglés.

Centrándome en el segundo punto, vine totalmente descompuesta del viaje. Sí, entendía algo pero me costaba mucho arrancar. " Eh, mmmm, yes... uhmmm...ok,...eh". Así que a mi vuelta decidí zanjar este tema de una vez por todas. 

 Hable con mi hermano, experto en inglés y le comenté que si me podía dar dos horas de conversación a la semana, a la cual accedió. Así que ahora tengo teacher particular a domicilio y gratis, bendito hermano.


Esta fiebre por el inglés no acabó allí. Un día que paseábamos con nuestros hijos, hablando de la educación que les estábamos dando, de su aptitudes y su formación, sin pensarlo dos veces entramos en una academia de inglés donde los profesores y dueños son nativos. 

La chica de la recepción le costaba hablar bastante en castellano. Preguntamos precios, horarios, etc. para nuestro hijo mayor (6 años). Después de una charla nos dijo, "si quieren puede empezar el niño hoy, acaba de empezar la clase". Mi hijo que estaba distraído arrastrándose por el hall del centro jugando con su hermano, le dijimos " Hala nene, venga que tienes clase". La muchacha le dio un cuaderno y le cogió de la mano y le llevo directamente a un aula, mientras  Edu con la mirada hacia atrás nos preguntaba en silencio...¿pero qué es esto?.

Una hora después lo recogimos, "¿Qué tal cariño?,  "Bien", "¿Te lo has pasado bien"?,  "¿Sí... pero sabes mamá, ahí dentro no hablábamos de música, porque no es una escuela de música, ¡es de inglés!."

Sí, me dejé algo por el camino, contárselo a mi hijo y conocer su opinión. Qué mala madre soy...aunque entre nosotros, esta opción no era negociable. 


jueves, 8 de julio de 2010

Y llegaron los resultados.

Y llegaron, ya veis que si llegaron, y no hablo del mundial, que hoy sería raro no hacerlo.

Las apuestas indicaban lo contrario o algunas personas hablaban en boca de los demás. Lo que si que es cierto que el resultado  ha sido mejor de lo esperado. Después de una tecnológica campaña electoral, la candidatura que he encabezado ha sacado la mayoría para sorpresa de muuuchos de los presentes.

Empieza mi nueva etapa, feliz y respaldada por la mayoría de mis compañeros. A los tiempos de crisis hace falta paciencia y mucha cabeza. Espero hacerlo bien.

Que racha, ayer ganó España y hoy...grata sorpresa.


jueves, 24 de junio de 2010

De elecciones va la cosa

Como siempre, estoy en todos los fregaos. Esta vez tiene que ver con la empresa. Se han convocado elecciones sindicales  y cómo no ahí estoy yo, encabezando una de las listas.

Si es que tengo un problema muy gordo, que no puedo cerrar la boquita, que tengo que dar la nota. Así que el próximo día 8 se decide en las urnas. Ahora tengo que hacer campaña, jaja, mira que me encanta dar mítines y todo eso, estoy por hacer un video y todo de presentación para que nos lo tomemos con mucho humor.


Mi amiga Eva siempre me dice que no le sorprendo nada, dice que desde pequeñita apuntaba a dar la nota. Creo que debe ser mi forma de ser, y mira que intento no decir nada, pero no, si se organiza algo, ahí estoy pringando. Menos mal que algunas veces mi timidez hace que en algunas situaciones me de tregua y no me deje hacer el ridículo.

Existen dos listados de candidatura, el próximo día sabré si gozo de respaldo o estoy como las maracas de Machín...


martes, 22 de junio de 2010

Carta a la maestra





                                                                                                  Rivas, Junio de 2010

Querida Nuria,

Hoy nuestra familia ha acabado una etapa maravillosa junto a la escuela. Con un sabor agridulce nos despedimos de ella.

Recordamos perfectamente el primer día que te conocimos, por entonces Edu acababa de cumplir 1 año y comenzó a dar sus primeros pasos. Esos años en la escuela fueron geniales, vimos crecer a nuestro hijo feliz  y  formarse como personita.

Hace ya más de tres años que con mucho cariño y amor soltaste la mano de Edu para que emprendiera un nuevo camino. Estamos muy orgullosos de él porque en el colegio sólo escuchamos elogios de nuestro hijo sobre su educación y formación y sabemos que eso también te lo debemos a ti.

A los pocos años entró Gaby en la escuela. Lo que te vamos a contar es un secreto: pedimos a la dirección que fueras tú quién educaras a nuestro hijo. No sabemos si fue por nuestras palabras o quizás por el destino Gaby estaría junto a ti durante los dos siguientes años. Para nosotros fue una alegría enorme.

Quizás como padres no hemos participado tanto como hubiésemos deseado en la escuela, pero si que es cierto que cada día de estos cuatro años nos sentíamos tranquilos y contentos por los cuidados y educación que nuestros hijos recibían.
Sabemos que Edu y Gaby siempre te recordarán y te llevarán en sus corazones. Como padres no tenemos palabras de agradecimiento por todo lo que nos has aportado como maestra y amiga.

Te deseamos todo lo mejor, y si alguna vez decides encauzarte en el camino de la maternidad ten por seguro que serás una madre maravillosa, no tengas duda de ello.


Esto no es una despedida, es un hasta luego.

      Con mucho amor,
                                                                            Gaby, Edu, Vanessa y Eduardo.

miércoles, 2 de junio de 2010

Regalar sexo en Nueva York

Ayer fue el cumpleaños de mi amiga Sux. Quería ser original y regalarle algo que de verdad le gustara,  aparte de algún trapito para ponerse.

Sux es la causante de que ahora vea la serie de Sexo en Nueva York, me dejó la primera temporada y como era de esperar he acabado enganchándome.  Es una "friki" de la serie aunque no lo reconozca, siempre me hablaba de lo divertida que era y de los modelitos que lucían en ella. Hace dos años por esta época se estrenaba la película en Madrid. Su buen marido le consiguió las entradas del preestreno como regalo de cumpleaños, pero finalmente no pudieron asistir por culpa de su hernia que ese día no la dejaba ni moverse.

El  1 de Junio, es decir ayer, tuvo el lugar el preestreno de la esperada película Sexo en Nueva York 2. Yo lo sabía desde hace más de un mes y pensé que si conseguía las entradas le haría mucha ilusión después de lo anteriormente acontecido... ¿pero cómo iba hacerlo?.

Miré mi agenda de contactos para ver si alguna persona metida en el mundo periodístico o quizás publicitario podría conseguirme las entradas, pero en mi agenda no encontré la solución ... Decepcionada me puse a buscar en google para ver si alguien tenía las entradas y se quería lucrar con ellas o algo parecido. Cuando comencé la búsqueda me sorprendí al ver que existían concursos y sorteos de revistas de mujeres, páginas web dedicadas a la moda, etc... donde podía conseguir el preciado tesoro. Así que ni corta ni perezosa me puse a concursar  en todo lo que veía, respondiendo preguntas de trivial, haciéndome seguidora en el facebook de revistas juveniles, e incluso presentado una redacción diciendo con cual de las cuatro protagonistas me identificaba y por qué. Es en este último concurso en el que me llegó la suerte. Entre las mejores respuestas daban una entrada doble para el preestreno.

El viernes recibí el correo de la revista ELLE, anunciándome que había sido ganadora en el concurso!! Ayer pude dar la sorpresa a Sux  y nos fuimos las dos sonrientes a ver el preestreno. 
El cine estaba lleno de frikis embutidas en mínimos vestidos, plataformas y zapatos extravagantes que aunque pensaban que derrochaban glamur tan sólo transmitían el quiero y no puedo. Mi amiga en vaqueros y yo con leggins dimos el toque de "vengo a divertirme y nada más".

Sobre la película:

Predecible, divertida aunque algunas veces un tanto superficial vanal, reduciéndose a un pase de modelos demasiado atrevido. Esta claro que no esperaba más de esta película. El fin era pasar un rato agradable acompañada de mi amiga para chismorrear y cotillear de todo lo que sucedía en la sala y dejarnos rodear por los inalcanzables modelos de Dior, Halston, Galiano y por supuesto los zapatos de Manolo Blahnik  (aviso a Edu: estos si que son unos zapatos).

Lo peor fue la actuación de Penélope Cruz que aparece durante 40 segundos con su pobre acento inglés, los 40 segundos más penosos de la película. 

En resumen: la película dirigida especialmente a mujeres es entretenida y divertida aunque a veces se hacía demasiado pesada.

Tengo que admitir que bostecé un par de veces...

lunes, 31 de mayo de 2010

Los zapatos de Edu.

El otro día me fui de shopping (me encanta esta palabra) a comprarme unos zapatos. Yo soy muy especialita para eso, y  como siempre me voy sin zapatos y sin nada. Esa tarde me acompañaba Eduardo, bueno realmente le engañé, le dije que comeríamos en el centro comercial, pero en mi plan entraba después ver escaparates e intentar pescar algo.

De tienda en tienda y tira porque me toca, entramos en una muy grande donde había zapatos de caballero. Mientras yo me afanaba en encontrar el color exacto, el tacón exacto y la forma exacta del zapato que quería, Eduardo se dedicó a probarse unos que le gustaba (os transcribo la conversación):

- "Mira cari, ¿te gustan?"-  dice Edu.
- "Ah, pues están muy bien"- le contesté.
- "Sólo cuestan 19€ euros"
-"¿Sólo?, pues chico llévatelos"
-"Vale, pero es que estos me quedan pequeños.
-Mira, ahí tienes un número más.

 Después de mirar un rato dice:

-Anda, pero estos que son más grandes ponen 25€, que raro-  dice él.
-Pues eso es que se han equivocado. Ya verás...

Miré por todas partes y ahí estaba una de las dependientas, muy decidida la llamé.

-¡Señorita, disculpa!"
-¿Sí?
-Mira, es que queremos estos zapatos que pone en la etiqueta 19€, pero no le valen, y sin embargo en  un número más  cuestan 25€,  la etiqueta está equivocada y ya sabes que en estos casos...
-Ya, ya, tiene usted razón, pues se los vendemos a 19€.
-Ya pero los que queremos son los que pone 25€ porque los otros le quedan pequeños.
-Uhmmm, espere un momento.

La muchacha se acercó a la que debía ser la encargada que estaba en la caja. Tenía  una cola de más de 20 personas (sin exagerar). Después de hablar con ella, la dependienta muy amablemente viene y me dice:

-Sólo le podemos cobrar a 19€ los que están "ticados" de esa forma. Si se lleva un número más es a 25€.
-Vamos a ver señorita, los zapatos son los mismos, yo no tengo la culpa de que estén mal "ticados" como usted dice.

Mientras, mi marido callar callar, y la gente de la cola poniendo cada vez más la oreja.

-Ya, pero es que no podemos hacer otra cosa.
-Ya, pero mira, yo respeto lo que dices pero no lo comparto. Los zapatos que se ha probado mi marido le quedan pequeños, y estaban a 19€, esos son los que quiero pero un número más...

De repente la encargada desde la caja empieza a gritar:

-¡Señora pues no podemos hacer nada! ¡que sólo podemos venderle a 19€ los que pone 19€!

Ya se habían enterado no sólo los de la cola sino todo el establecimiento.

-Pues no me parece correcto.
-¡¡¡¿¿¿Qué????!
-¡Que no me parece correcto!
-Pues es lo que hay, lo siento.
-Pues se los quedan que no los quiero, adiós. Vámonos Edu.

Después de salir ofuscada de la tienda, con un cabreo por la derrota y sin haberme llevado el premio, Edu lo remata diciéndome:

-Pues no sé para que has montado ese escándalo, yo quería esos zapatos... me daba igual pagar 25€... y ahora por tu culpa me quedo sin zapatos.

Cerré los ojos, respiré lentamente, volví abrir los ojos y le miré fijamente. Casi me lo cargo.

 Esa noche nos comentaron nuestros nuevos vecinos que nos habían visto en la zapatería del centro comercial... .

domingo, 30 de mayo de 2010

Y terminó. (Quizás spoiler)

Sólo dos preguntas:


1) Después de Hugo y Ben ¿quién siguió el legado de proteger la isla?

2) ¿Por qué al final cuando se reúnen todos no está con ellos Michael?

Un final abierto que seguirá dando que pensar.

miércoles, 19 de mayo de 2010

ESTOY "PERDIDA"

En una de mis entradas comenté que me gustan las series de tv españolas... tengo que reconocer que últimamente no veo nada español.

En el mes de Diciembre decidí cambiar. Estaba totalmente aburrida de escuchar a mis compañeros en la hora de la comida lo fascinante que era la serie Lost, de cómo divagaban sobre cada escena, y de sus conjeturas sobre lo que podría ser el final de la serie. Hablaban y hablaban y volvían hablar sobre la esperada y última sexta temporada de Lost como si el mundo fuera a terminar ese día. Llevaban visionando cada semana desde hace años los capítulos y esperando descubrir algo al terminar este...¿pero yo dónde me había metido en estos seis años?, pues viendo los Serrano y Los hombres de Paco.

"Déjame la primera temporada", me atreví por fin decir a uno de mis compañeros. "Quiero saber de qué estáis hablando". Sabía de qué iba la serie, imagino que como todo el mundo mundial, porque el que no haya oído hablar de ella es que no está vivo.

 Recuerdo el primer capítulo, era tal y como lo imaginé, ufff, pensé, seis temporadas en la isla... mucha imaginación tendrán que tener los guionistas para que siga viendo esta serie. Pues la tienen, porque empecé viendo cada día un capítulo, luego dos, y hasta había domingos que me chupaba seis capítulos seguidos. Antes de acabar la primera temporada pedí, mejor dicho, rogué a mis compañeros que me facilitaran las siguientes....por favor, rápido, que se me acaba la primera!". Después de la primera vino la segunda. Eduardo no entendía ese afán de ver la serie, pero él de vez en cuando se veía a mi lado algún que otro capítulo, aunque fue lo peor que pudo hacer al no verlos seguidos  "Cari ¿y ese, no se había muerto?, pero entonces ¿dónde están: en el pasado o en el futuro?, ¡es que no lo entiendo!". Realmente me desesperaba sus comentarios, en ese momento me di cuenta de que estaba perdida, me había enganchado.

En la tercera se arrimó mi hijo, y aunque sé que no se enteraba del todo me ayudaba con su ingenuidad a crear teorías que jamás se me habrían ocurrido. La cuarta temporada fue volada y la quinta... la quinta me dejó con la boca abierta.

La sexta y última no voy a decir cómo la conseguí por si me lee el Rey del Pollo Frito. En esta temporada a los guionistas se les ha ido de las manos , es como un todo vale, y eso me ha defraudado un poco. No obstante, me quedan los dos últimos capítulos por ver. El último lo dan la madrugada del domingo al lunes a las 6:00 am. No, no me voy a levantar para verlo, me llamarían friki, seguro.  Pero espero que el final sea un buen final, me lo merezco por haber visto Lost de manera maratoniana. 

Estoy buscando sustituto a la serie, por eso de no tener mono, ya me han dejado Sexo en Nueva York, divertida serie, aunque necesito alguna que me haga enloquecer buscando soluciones a esos enigmas que ni siquiera los guionistas todavía saben descifrar. Estoy seguro que la solución a Lost está ya escrita en los foros de fanáticos en la red.

Para el final... sólo espero una cosa:  que no acabe siendo un sueño de Resines.

viernes, 7 de mayo de 2010

El día de la marmota.



Pues sí, me encuentro como si fuera protagonista de la película Atrapados en el Tiempo con Bill Murray. No he escrito antes en el blog porque afortunadamente o desafortunadamente según como se mire no he dejado de trabajar desde hace más de una semana... y el tiempo parece que se ha estancado.


Estoy tan zombi esta semana que hasta me he puesto de despertador la música de la banda sonora de la película, la genial canción de I got you Babe de Sonny y la que en un tiempo fue joven, Cher.





Necesito un descanso para poner mis neuronas a remojar. Me duermo por los rincones, y cuando llego a casa sólo me apetece ir a dormir.

Bueno, prometo recuperarme y contaros más cosas, de esas que aunque no sean interesantes nos da para charlar un poco.


Mañana sábado más marmotas.

lunes, 26 de abril de 2010

Manda un SMS a Dios.


Una de las noticias que más me ha sorprendido esta mañana es la entrada de la nueva era de la tecnología en la Catedral de Santiago. Al parecer han colocado pantallas de tv conectadas a un ordenador donde se pueden apreciar velitas. Si mandas un sms desde cualquier parte del mundo se enciende una vela virtual en las pantallas... eso sí, ya no se da la voluntad, ahora tiene un costo según tarifa de 1,39 €.

Pues nada, dentro de poco podemos enviar un SMS a Dios, mandando SMS espacio PERDONEME LOS PECADOS SEÑOR. A continuación te enviarán un mensaje diciendo " Hola soy DIOS, he escuchado tus plegarias,  para perdonarte mándame un SMS con tu marca de móvil al 34...43. El coste del mensaje será de 1,50€". Y así sucesivamente hasta que te envíe uno que te diga "Enhorabuena, sus pecados han sido perdonados. Si quiere bajarse nuestro politono Ave María, envíe de nuevo un SMS a 34..43 espacio AVE, puede ser uno de los afortunados del sorteo "perdonamos tus pecados al instante"...

¿Hasta dónde llegará la fe de las personas? Que la iglesia es una empresa no es nada nuevo. Ahora que han empezado con una ERE, echando a los hijos de p de los pederastas, les faltará personal, así que los empleados son sustituidos por confesionarios virtuales 

Si es que la iglesia que empezó en un pesebre quizás dentro de poco se acabe fusionando con Steven Jobs y su manzana mordida... la que hizo que desterraran a Adán y Eva del paraíso, claro que eso sería porque antes era su competencia empresarial. El tiempo lo dirá.

domingo, 18 de abril de 2010

El "derecho" a ser zurdo.

Soy zurda.  Dicen que es hereditario, creo que mi madre me dejó esa herencia. Cuando ella tan sólo tenía 11 meses tuvo una parálisis en la mano derecha,  esto hace que no pueda saber a ciencia cierta si es zurda de nacimiento o si este hecho hizo que aprendiera a manejar su mano izquierda desde pequeña con tanta destreza.

Mi hermano también es zurdo... ¿extraño?. Pues no lo es. Tanto él como yo somos portadores del gen LRRTM1, heredado quizás de nuestra madre, causante de que la parte derecha de nuestro cerebro controle las funciones de la velocidad y el lenguaje, mientras que nuestra parte izquierda del cerebro controla las emociones. 


Dicen que los zurdos son más creativos, pero yo creo que se debe a que nos la hemos tenido que ingeniar para poder sobrevivir en un mundo hecho para diestros. Desde pequeña ya empezó las diferencias con los demás niños. Mi cerebro se esforzaba una y otra vez para poder  realizar las cosas al revés y tener la misma destreza que cualquier persona diestra. 

En el colegio, recortar figuras no se me daba demasiado bien, pero tampoco nadie me explicó que aquellas dichosas tijeras tenían un agujero grande para meter el dedo pulgar y no el índice. Hace unos años, mi suegra me regaló unas tijeras para zurdos... aunque parezca increíble no sé utilizarlas aunque estén diseñadas para mí. Ahora uso unas tijeras que son para ambidiestros, cortan igual que las convencionales pero tienen los dos agujeros del mismo tamaño.

Recuerdo aquello que se enseñaba a los niños para realizar la lazada en los zapatos:  "había una vez un árbol en el bosque, un día un conejito dio la vuelta alrededor de él, encontró un agujerito y se metió sin dudarlo pero como era pequeñito necesitó ayuda y por eso tiro, tiro, tiro".  Mi maestra no pudo enseñarme atarme los zapatos, "mejor  zapatos con cierres de velcro" me insistió. A día de hoy me cuesta enseñar a mi hijo, así que dejo ese legado a Eduardo.


Con 7 años mi madre me apuntó a clases de guitarra en el colegio. El profesor fue incapaz de enseñarme a tocar ya que él mismo se hacía un lío tremendo... lo tuve que dejar.  Para tocar la flauta tuve que entrenar duro para conseguir tapar el agujero de abajo utilizando el dedo meñique izquierdo. Eso sí que era tocar con destreza. 


Nunca me gustó colorear con rotuladores. Cada día después del colegio tenía que frotarme los restos de tinta que habían quedado marcado en el dedo anular.  Cuando llegó las clases de dibujo técnico en el instituto no os podéis hacer una idea las filigranas que tenía que realizar para que la tinta no dejara rastros en las hojas, además de utilizar la escuadra y el cartabón con la numeración al revés.

Era un engorro escribir en la parte derecha del cuaderno, incómodo con aquellas anillas que no me dejaban comenzar bien mis párrafos. Sacar punta al lápiz con la cuchilla al revés era otra tarea que era imposible de realizar con la mano izquierda, así que me hice fan número uno del portaminas.

En la época de universidad, la cosa se fue complicando, coger apuntes en sillas con palas era lo peor. Llegó un momento en que harta de vivir entre diestros, en cada examen reclamaba otra silla al lado para escribir o una mesa de cuatro patas. 

La cocina tampoco está hecha para nosotros. Nunca he abierto una lata con el típico abrelatas... no consigo entender el mecanismo y adaptarlo a mi mano izquierda. Un zurdo tuvo que inventar el abre-fácil, y desde entonces he comenzado a saborear sin ayuda de nadie los sabores de los mejillones en salsa picante, los calamares en su tinta, el bonito...

Las risas que me he pasado intentando echar sopa al plato con un cazo de servir con el pico hacia la izquierda. Utensilios para zurdos ninguno: cuchillos que cortan del revés, pala para tarta imposible de utilizar, pela-patatas, sacacorchos que giran hacia la derecha, etc...


¿Y las cámaras fotográficas convencionales? Menos mal que alguien, seguro zurdo, inventó la cámara digital con pantallita para hacer las fotos sin tener que guiñar el ojo.

Curiosidades de zurdos: 


Algunos zurdos famosos:  Albert Einstein, Barack Obama, Armstrong, Picasso, Leonardo da Vinci, Mozart, Charlie Chaplin, Maradona, Pelé, Paul McCartney, la reina de Inglaterra y su hijo, Marie Curie, Greta Garbo, Karl Lagerfeld, Jimmy Hendrix, Kurt Cobain, Otto von Bismarck. Curiosamente 8 presidentes en  EEUU  han sido zurdos, teniendo en cuenta que un 10% de la población norteamericana es zurda. 


Si quieres curiosear la Universidad de Indiana te hace una relación de nombres clasificados por profesión.


En este EEUU  existe un pueblo en Virginia del Norte llamado "Left-hand" (mano izquierda) porque todos sus habitantes (450 personas) son zurdos.

El 13 de Agosto se celebra el día del zurdo.

Según la RAE la palabra derecha significa: "recto, igual, seguido, sin torcerse a un lado ni a otro, justo, legítimo, fundado, cierto, razonable", mientras que izquierda: " zurdo, torcido, conjunto de personas que profesan ideas reformistas o, en general, no conservadoras".  

Curiosamente no he escogido el camino recto, no soy totalmente justa ni algunas veces razonable,  odio el conservadurismo,  soy imperfecta. ... por eso creo que me gusta ser zurda.

domingo, 11 de abril de 2010

RUTA 1, 2010. CUENCA-LA RIOJA- SORIA-MADRID



Por fin salió el sol y desde entonces no hemos parado. Cogimos unos días de descanso dentro de la Semana Santa para poder disfrutar de lo que tanto nos gusta, viajar en nuestra autocaravana.

Hicimos un recorrido como siempre inesperado, y estas cosas ocurren cuando no se prepara bien. 

Todo comenzó cuando llamé a nuestros amigos, compañeros de viajes. "Quedamos en el camping de Berceo", me dijo mi amiga Eva. A lo que le respondí "muy bien, saldremos unos días más tarde que vosotros, así que allí nos vemos".

Por ahora, todo normal, estaba claro que nuestro destino era La Rioja.

Comenzamos nuestro viaje desde Cuenca, allí nos esperaba nuestra "Autocaravane". 

Edu se encargó de configurar el Tomtom, "¿Logroño?, por qué pones dirección Logroño?"- le dije... "pon la dirección directa: Arnedo", - "¿Arnedo, estás segura cariño?" me preguntó Edu, - "pues claro, que te crees, ¿que me inventado el nombre del pueblo?"

Y así lo hicimos, después de varias horas de viaje, cruzando por un puerto infernal, donde la carretera se estrechaba cada vez más, nos encontrábamos muy cerca de Arnedo. Edu me sugirió llamar a nuestros amigos para que nos indicaran exactamente dónde se encontraba el camping... "Pues cuando lleguéis a Berceo encontraréis una señal....


""¿¿¿¿Berceo???' ¡ahhhhhhhhhh!, dónde está Berceoooo???, ¿no era Arnedo?."

Pues sí, 100 km más, lo que supone una hora y media más de viaje... eso es lo que se llama ir sin preparar nada, algo que comienza a ser habitual en nuestras salidas.

La zona en cuestión es bonita, desde Arnedo, donde el río Cidacos es su protagonista, hasta Berceo, cuna de D. Gonzalo de Berceo y cerca de San Millán de la Cogolla, donde se encuentran los monasterios de Yuso y Suso.

Una vez vista la zona arrastré a todos hacia Soria, concretamente a Vinuesa. Este pueblo me trae muchos recuerdos, los veranos de mi infancia me los pasé allí, y tenía ganas de regresar. Me reencontré con amigos que hacía mucho que no veía. Recorrimos su paisajes, y nos adentramos a la Laguna Negra, que para sorpresa de todos, la laguna ese día no era de tan oscuro color:



El viaje fue estupendo, nos lo pasamos realmente bien, y disfrutamos como siempre mucho. Nos llovió, nos nevó, nos hizo viento, nos hizo sol, pasamos frío, hicimos deporte de aventura,  el Ratoncito Pérez nos volvió a visitar por la noche, enfermé, y de vuelta a Madrid nos pararon y nos pusieron una multa... pero eso es otra historia, y es que ir con autocaravana siempre es una aventura que no sabes cómo acabará, aunque siempre cuando llega el final cuentas los días para comenzar la próxima ruta.




miércoles, 24 de marzo de 2010

Cosas de niños (Parte I)


Hoy he estado charlando con la madre de un compañero de mi hijo.

Cuando dos madres hablan el mundo se para, lo demás parece no importar. Entre risas y recuerdos hablabamos de las ocurrencias de los niños. Intentamos mortalizar momentos únicos en nuestras palabras. Esos momentos donde se demuestra la inoncencia de los niños, esa ternura que desprenden que soy incapaz de absorber en el momento.

Cuando ocurren estas vivencias geniales lamentas no haberlas grabado para porder verlas cada vez que quieras, o simplemente que estuviera alguien contigo para poder compartirlo.  Constantemente mis amigos  me dicen que todas esas pequeñas cosas debería plasmarlas en un papel para poder contárselo a mis hijos cuando sean mayores. Como alguna vez he escrito, mi blog es y será mi herramienta de recuerdo.

Me viene a la memoria cuando Edu tan sólo tenía 3 años. Es la edad de las preguntas, del por qué y de la imitación. Un día mientras preparaba la cena me dijo que ya sabía lo que quería ser de mayor. "¡Piloto de Carreras!" me dijo entusiasmado. No me sorprendió en absoluto ya que por entonces Fernando Alonso se proclamó campeón del mundo y lo teníamos hasta en la sopa. "¡Ah! que bien", le dije, "está muy bien ser el primero". Me miró y me dijo muy seriamente "no, yo no quiero ser el primero". "¿Ah no?, ¿y por qué?" le pregunté, y como de una respuesta de pequeño sabio, estudiada y analizada, seriamente me dijo "porque si no, no puedo adelantar". Entre asombro y risas le dije que tenía toda la razón, quién quiere ser el primero si lo tienes todo ganado: lo mejor es poder esforzarte, así el éxito sabe mejor.

De la inocencia de un niño aprendes, y de su razonamiento más. Con este tipo de observaciones te das cuenta de que los niños tienen otra perspectiva de su mundo visual, que todo tiene un porqué y que no dan por hecho, como nosotros, que las cosas son así porque sí.
Cuando Gaby tenía 1 año y apenas decía tres cosas, Edu, con 4, se acercó a mí y me dijo en voz baja para que su hermano no nos oyera : "mamá, creo que Gaby es inglés". "¿Cómo que inglés?", le pregunté, "sí, porque no le entiendo nada y a lo mejor cuando hable hablará inglés". Es genial, cómo Edu había razonado de ese modo: el idioma no se aprende, ya viene de serie.
Podría extenderme con estas pequeñas anécdotas, pero mejor dosificarlo porque si no sería demasiado largo... de vez en cuando añadiré un post con "cosas de niños"...

Son geniales ¿no creéis?.

sábado, 20 de marzo de 2010

Primavera significa cambio.

Para mí es importante que llegue la primavera.

El invierno tan oscuro y frío me hace sentirme baja de moral.  Cuando no hay sol nuestro cerebro no produce casi serotonina importante para nuestro estado de ánimo. Si viviera en un país nórdico no sé lo que sería de mí...

Pues eso, que he decidido adelantar los rayos de sol como el Corte Inglés y he decidido dar otro color a mi blog, más popi, aunque no sé cuanto me durará. Me divierte cambiar de estilo.

 Eso pasa siempre en mi vida. Soy de esas personas que cambian los muebles de sitio cada dos por tres. Que se lo digan a mi cuñada, que cada vez que viene a casa me dice "esto lo has cambiado", "antes el sofá no estaba allí". Tanto que un día decidí hacer obra en casa, un obrón que duró  un mes. Nos tuvimos que mudar a casa de mi madre mientras tanto... y una vez de vuelta, no llegando al mes decidí cambiar de casa. No sé cuanto tiempo estaré en esta nueva casa, no lo sé, tampoco me lo planteo porque prefiero vivir el presente, disfrutar y nada más.

Sí, soy así, y no lo puedo evitar. Cambio, cambio, cambio. Por eso me gusta viajar en autocaravana, soy culo mal asiento. No soporto hacer siempre lo mismo, no soporto la rutina. Menos mal que Edu y mis hijos me comprenden y me siguen.  Soy de esas personas que siempre tienen que tener un proyecto en mente, de lo que sea. No me gusta dejar pasar el tiempo, lo detesto. Si un día me lo paso tirada en el sofá, pienso que he perdido el tiempo, bueno rectifico, a no ser que me lo pase viendo capítulos seguidos de Lost.

Lo dicho: a salir y a disfrutar desde el primer rayo de sol.

lunes, 15 de marzo de 2010

El Ratón Pérez llegó a palacio.


Fue al Rey Alfonso XIII al primero que el Ratoncito Pérez le cambió su diente de leche por una moneda.

Cuando sólo era un infante de 6 años, su madre la Reina Doña María Cristina pidió al Padre Coloma que le escribiera un cuento. Y así lo hizo el jesuita. Creo un roedor mágico y llamó al niño protagonista del cuento Buby, exactamente como llamaba cariñosamente la Reina a su hijo. El ratón vivió en la C/ Arenal, al lado de Palacio, justamente en el almacén de la famosa confitería Prats. Hoy en día en esa misma calle existe el museo del Ratón Pérez. El cuento real trataba de cómo el Infante se da cuenta a través del ratoncito que existían niños extremadamente pobres. Al hacerse tantas preguntas, su madre la Reina le consolaba diciendo que él era el hermano mayor de todos esos niños y que por eso Dios quería que fuese Rey, así podría cuidar de los más desdichados.

Pero la historia que se contaba fuera de palacio era totalmente distinta. Trataba de una ostra que estaba triste por perder su perla. Así que después de contárselo a su amigo el pulpo, y este a su vez a la almeja, llegó a los oídos del Ratón que merodeaba por la playa. Éste, afanoso, intentó buscar algo parecido, hasta que llegó a la casa de un niño el cual al irse a dormir había dejado su diente de leche en la mesilla de noche. El ratón pensó que sería adecuado de tamaño y color para la ostra así que cogió el diente y a cambio le dejó una moneda de plata al niño mientras éste dormía.

Esta noche le ha tocado ir a nuestra casa. A Edu se le ha caído por primera vez un diente de leche y  entre festejos y como si de un acontecimiento mágico se tratara hemos activado el protocolo de actuación "D.X.M" o lo que es lo mismo " Diente Por Moneda".  Lo hemos colocado cuidadosamente dentro del bolsillo de una almohadilla casi Real, indicada para el esperado momento. Qué nervios hemos pasado, Edu no podía dormirse.

A la mañana siguiente, mágicamente ha descubierto que su diente se había transformado en una bonita moneda de plata con la cara del Ratoncito Pérez. Desde entonces no se separa de ella e intenta  mover otro diente para ver si esta vez cae más rápido... aunque su padre y yo no creemos que el Ratón tenga  monedas de plata para tantos dientes.



A quién me lee.


Es interesante saber que uno escribe y enterarse de vez en cuando que alguien le lee.

Quiero dejar claro que si escribo este blog es porque muchas veces tengo la necesidad de  plasmar lo que veo, lo que siento. Me ayuda a reflexionar y a no olvidar. Soy mujer, madre y trabajadora, lo cual mi vida no están diferente a la de los demás. No tiene aspiraciones de dar lecciones a nadie, ni de la vida, y mucho menos de mi forma de comunicar. Mi blog es un diario totalmente personal, pero lo comparto con todo el que tenga curiosidad de echarle un vistazo.

No es la primera vez que alguién me ha dicho que no sabe como dejar comentarios. Puedes hacerlo de varias formas, si tienes una cuenta en google tan sólo tienes que acceder a mi blog a través de ella. Si no tienes, puedes pichar detrás de comentario "comentar como" y pinchar en "nombre/url" (no hace falta que pongas nada donde la dirección de url ) o como "anónimo", aunque te agradecería que pusieras tu nombre o tu pseudónimo al final de tu escrito, así puedo contestarte y no me lío. Acepto críticas menos aquellas que quieran descalificar...esas no.
Si me lees y aunque no te conozca ¡dímelo!.

Gracias lector.


viernes, 12 de marzo de 2010

Después de 18 años: a patinar.. amor de madre.


Si es que lo que una madre no haga por sus hijos.,,Pues sí, 18 años he tardado (como poco) en volver a calzarme unos patines, y todo por Edu.

Hace casi dos años le apuntamos a la más que solicitada Escuela Municipal de Patinaje de Rivas, y como era de esperar se quedó en lista de espera.  Pensé que a Edu le vendría bien conocer este deporte ya que el equilibrio es fundamental para el desarrollo de un niño y además  al ser tan alto para su edad le ayudaría a controlar y coordinar  su cuerpo.

Hace casi dos semanas nos llamaron para decirnos que teníamos plaza,  "¡ay! esto no me lo esperaba ahora..."
Pregunte a Edu si tenía ganas de aprender, y como cualquier niño dijo que sí, aunque un poco dudoso. Mi hijo no es que sea miedoso, no, que va, es que es demasiado prudente, nada normal para un niño de 5 años. Así que me dije, este no dura ni dos días...

Me fuí al Decathlon esa misma tarde a comprarle unos patines artísticos para pista...tuve que mirar más de cinco veces: todos los que había de su talla eran blancos...ufff pensé, me parece a mí que pocos niños entre tantas niñas... jaja, mi hijo sería un Billy Elliot en patinaje..

Tengo que admitir que desde que empezó no pude nunca asistir a ninguna clase para cotillear, pero para eso tengo a mi padre que por tlf me chiva todo lo que ocurre en la hora que dura la clase. Lo primero que me contó  y para mi asombro  es que existen más madres de Billys Elliot, casi las mismas que las de las princesitas de Walt Disney. "¡ Estupendo!" pensé, "deja de ser un deporte exclusivamente rosita..." Parece ser que los primeros años les enseñan la iniciación del patinaje, y cuando son más mayores ya se decantan o bien por el patinaje artístico o bien por el hockey... mira que ya me veía siendo madre sufridora de patinador, ayudándole en las competiciones a calzarse esa malla imposible de tamaño y bordando vistosa pedrería.

El primer día ni se soltaba de la barra, todo el día en el suelo..."seguro que se cansa" pensé. Pues no, no se cansó y la verdad es que le está cogiendo gusto al patinaje en estas tres clases que ha asistido.

Hoy precisamente hemos vuelto al Decathlon para ver otros menesteres, y su padre ha visto una oferta en patines en línea... "eso ni de coña", le he dicho, no le presionemos que demasiado tiene con aprender con las cuatro ruedas.

Al final hemos salido con los patines, las rodilleras, las coderas, el casco... si es que no se puede.

Nos hemos ido a casa, y he desempolvado los patines viejos... pues eso, que he decidido acompañar a mi hijo en sus primeros pasos en línea... ¡madre mía que hace años que no patino!. Estaba aterrada por lo que pudiera suceder. Sí, como una cabra, pero todo sea por mi hijo. 

De nuevo Edu me sorprende, éste es el resultado (por favor, no os fijéis en la persona que va al lado del niño,  ejemmm, ahora no es el tema principal....).

Espero que no le de por pilotar avionetas porque si le da, yo le espero abajo.


domingo, 28 de febrero de 2010

El Guernica visto por mi hijo.

Mi hijo Edu de 5 años me comentó la semana pasada que en clase están estudiando Picasso (muy pronto para su edad, pensé),  pero la verdad es que me ilusionó muchísimo que se interesara por el tema. Me habló del pintor y de sus obras, de cómo  empezó a pintar en color azul cuando murió su mujer denominando así su serie de aquella época, y de cómo comenzó a pintar en rosa cuando empezó a ser más feliz. No me lo pensé dos veces,  al escucharle decidí llevarle al Reina Sofía para que viera de verdad alguna de sus obras:  El Guernica.

Llamé a mi padre, experto en pintura y nos fuimos el sábado por la mañana con los dos niños a pasar una mañana entretenida.

Mientras andábamos por Atocha, el abuelo contó la historia del museo, cuando antes era un hospital. Añadió alguna que otra leyenda, como la de una niña que murió en aquel hospital y que ahora por las noches no deja dormir a los vigilantes. Eso hizo más emocionante la entrada al Reina Sofía.

Lo primero que hice nada más llegar es ir a la tienda del museo y comprar a cada niño, un cuaderno y un lápiz para pintar.

Directamente fuimos a la sala del cubismo y la guerra civil. Vimos los primeros trazos que Picasso pintó antes de componer el Guernica, y los niños se afanaban en dibujarlo en sus cuadernos. Fue divertido. Los visitantes que paseaban se acercaban con curiosidad para ver los bocetos que ellos con inspiración pintaban.

Entramos en la sala del Guernica y la verdad es que no sólo sorprendió a Edu, sino también al pequeño Gabriel con tan sólo dos años. "Qué cuadro más grande" decía. Había mucha gente agolpada para observar el inmenso cuadro así que no pudimos sentarnos en el suelo para pintarlo tranquilamente.

 El abuelo les explicó qué significaba el cuadro, quién se lo encargó a Picasso, y fue esbozando cada personaje del cuadro como si de un cuento se tratara. A Eduardo le asombró que en el lugar donde vive,  no hace mucho tiempo, hubo una guerra y como consecuencia  muriera gente. Eso le hizo pensar en lo terrible que debió ser, ya que en el cuadro se puede ver a una madre llorando con su hijo muerto en sus brazos. Sin embargo para Gabriel su centro de atención era la lengua del toro y el caballo, a lo que él le llamaba pinchos.



Después de una mañana entretenida y afanosa, nos fuimos a casa.  Por la tarde Edu intentó recrear de memoria el cuadro que había visto, y eso es lo curioso, porque si es complejo el cuadro, lleno de personajes y figuras, me di cuenta lo que realmente le impactó. He aquí el Guernica y lo que mi hijo aprendió de él:




El toro y el caballo colocado en diferentes posiciones al original, la mujer del centro gritando pero llevando el portavelas, la bombilla, y abajo el niño, esta vez sin su madre y con el cuerpo partido, o quizás el hombre que yace en el suelo del cuadro original.

 Es curioso el personaje del niño que está boca abajo y cae desde arriba. Edu me comentaba que era debido a la explosión de las bombas... creo que este personaje inventado por él resume el caos del Guernica y el terror de aquel día...  fusionó el cuadro con la historia contada por mi padre.

No quiero acabar sin antes poner un dibujo de Gaby,  así interpretó la obra "Cabeza de Caballo"...

En una ocasión Picasso comentó a sus amigos:  


"A los 12 años sabía dibujar como Rafael, pero necesité toda una vida para aprender a pintar como un niño"