Una interpretación de mi mundo visual

martes, 22 de junio de 2010

Carta a la maestra





                                                                                                  Rivas, Junio de 2010

Querida Nuria,

Hoy nuestra familia ha acabado una etapa maravillosa junto a la escuela. Con un sabor agridulce nos despedimos de ella.

Recordamos perfectamente el primer día que te conocimos, por entonces Edu acababa de cumplir 1 año y comenzó a dar sus primeros pasos. Esos años en la escuela fueron geniales, vimos crecer a nuestro hijo feliz  y  formarse como personita.

Hace ya más de tres años que con mucho cariño y amor soltaste la mano de Edu para que emprendiera un nuevo camino. Estamos muy orgullosos de él porque en el colegio sólo escuchamos elogios de nuestro hijo sobre su educación y formación y sabemos que eso también te lo debemos a ti.

A los pocos años entró Gaby en la escuela. Lo que te vamos a contar es un secreto: pedimos a la dirección que fueras tú quién educaras a nuestro hijo. No sabemos si fue por nuestras palabras o quizás por el destino Gaby estaría junto a ti durante los dos siguientes años. Para nosotros fue una alegría enorme.

Quizás como padres no hemos participado tanto como hubiésemos deseado en la escuela, pero si que es cierto que cada día de estos cuatro años nos sentíamos tranquilos y contentos por los cuidados y educación que nuestros hijos recibían.
Sabemos que Edu y Gaby siempre te recordarán y te llevarán en sus corazones. Como padres no tenemos palabras de agradecimiento por todo lo que nos has aportado como maestra y amiga.

Te deseamos todo lo mejor, y si alguna vez decides encauzarte en el camino de la maternidad ten por seguro que serás una madre maravillosa, no tengas duda de ello.


Esto no es una despedida, es un hasta luego.

      Con mucho amor,
                                                                            Gaby, Edu, Vanessa y Eduardo.

2 amigos comentan:

Juan dijo...

A esa edad los niños son esponjitas y si encuentran a una prfe que ama lo que hace se nota y bien. Habeis tenido suerte. Un besazo.

Vanser dijo...

Sabes?, hace un tiempo me reencontré con mi maestra de parvulario y tuve la ocasión de agradecerle tantas cosas... Yo creo que hay profesores que llegan a calarte tanto que muchas veces llegan a influirte en cómo ver las cosas en tu vida adulta. No quería dejar pasar tanto tiempo para reconocer la labor de la maestra de mis hijos

Publicar un comentario