Una interpretación de mi mundo visual

domingo, 10 de enero de 2010

Mate es adoptado.

Me gustan los animales. Perros, gatos, pájaros, peces, tortugas... todos pasaron alguna vez por mi casa.
Tener un animal es un gran sacrificio, eso lo sabemos todos. Tienes que pensártelo dos veces antes de llevar tu nueva mascota a casa.

Si algún día quieres tener un perro o un gato te aconsejo que antes de que te vuelvas loco buscando entre criaderos y tiendas de animales, es que te pases un momento por un centro de recogida. En Rivas hay uno. Allí acaban todos los animales extraviados, o animales cuyos dueños se han cansado de ellos y los abandonan en la calle. También hay personas que no puede tenerlo en casa y buenamente lo llevan a este lugar.

Quería un gato. Anteriormente tuve un persa... un gato precioso de pelo largo blanco. Total: 400€. Lo compré en una tienda de animales del centro comercial. Piiiiii, grave error. El veterinario lo miraba de arriba abajo y nunca lo encontró Persa puro. Era precioso y bueno, pero tenía un problema en su visión y andábamos con cuidados todo el rato. Evidentemente, como era de esperar, la tienda de animales nunca nos mandó el certificado de pureza y no se hizo responsable de problemas de salud que tuviera el animal. Aún así el gato era una pasada.

Me quedé embarazada de mi primer hijo. Mis primeros análisis me confirmaron que nunca pasé la Toxoplasmosis. Para el que no sepa qué es exactamente, os diré que es una enfermedad infecciosa  ocasionada por un protozoo parásito que se llama Toxoplasma Goondi. Lo puedes encontrar en la carne cruda, el jamón serrano, en la tierra y lo transmite los gatos por su higiene. En el embarazo puede causar daños irreparables en el feto e incluso llegar abortar. Esto supuso que tuve que dejárselo a mi padre indefinidamente a mi pesar.

Tengo alergia a los gatos. No paro de sonarme los mocos, es una rinitis aguda. Pero aún así me encantan. Son dulces, listos e independientes. No tienes que pasearlos, ellos lo hacen solos.

Convencí a Eduardo a tener otro gato. Esta vez fue más fácil. Hice una votación en familia: mis hijos y yo contra él. Así que Eduardo y Gaby se acercaron al Centro de Recogida de Animales de Rivas y trajeron a Mate. Así le pusimos. Es un gato precioso, muy juguetón y muy fiel. Le gusta estar a mi lado en casa todo el rato. Cuando me pongo frente al ordenador, él está encima de mi mesa durmiendo y si voy al sofá se tumba en mi regazo. Me encanta mi gato, aunque no sea de "marca". Algo que he aprendido es que jamás pagaré por un animal, ahora me parecería injusto hacerlo sabiendo lo que hay.

 Mate  me sigue dando alergia, sé que soy un poco insensata, pero soy así, no tengo remedio.




Si queréis adoptar a muchos sitios donde hacerlo:

www.rivas-vaciamadrid.org
www.madridfelina.com
www.gatosenadopcion.com
www.8patas.es

4 amigos comentan:

Demófilo dijo...

Tu gato me destrozó los sillones

VaneSerrano dijo...

Sí, pero el amor que daba, eso vale más que mil sillones ;-)

Anónimo dijo...

Y yo que pensaba que Mate era hijo mio... :(

VaneSerrano dijo...

Hombre...algo se te parece, sobretodo por las uñas ;-) muaksss

Publicar un comentario